Hablando de... Protectores solares faciales

Hablando de... Protectores solares faciales

En el post de hoy vengo a hablaros de protectores solares faciales. Sí, un producto que muchos solo nos acordamos de él cuando llega el calor, y no nos confundamos, la protección solar hay que usarla los 365 días del año, haga frio o calor, haga sol o esté nublado. Además, debemos saber que es el mejor producto antienvejecimiento, porque de nada sirve que nos gastemos mucho dinero en cremas si después no utilizamos protección solar (y la reaplicamos).

Hoy me apetecía hablaros de cinco protectores solares faciales que he estado probando y contaros por qué me han enamorado. Algunos tienen ya su propio post y el resto lo tendrá, pero todavía no les ha llegado el turno. En este post os voy a contar las características básicas y mi opinión sobre ellos. ¡Vamos allá!

ECLISUN

El más veterano en casa, llevo usándolo ya un par de años, y alguno que otro similar antes de éste. Es el que más le gusta a mi chico porque no le lloran los ojos cuando se lo aplica. Siempre lo repongo cuando se termina, es un básico y llegó para quedarse.

Os tengo que confesar que, cuando lo probé, me gustó tanto y me pareció tan interesante, que me lo llevé a la oficina y se lo di a probar a mis compañeros, y todos cayeron, hicimos pedido conjunto y, a día de hoy, para más de uno se ha convertido en un básico también.

Es un protector solar que tiene textura siliconada, ideal para utilizar como prebase de maquillaje. Deja la piel suave y aterciopelada, no deja la piel blanquecina porque, de hecho, el producto es transparente, no blanco. Se aplica fácilmente y se absorbe muy rápido. No migra a los ojos, por lo que es ideal para utilizar cuando se hace deporte. Tiene protección UVB, UVA, infrarrojo y luz visible, con un SPF50.

Lo suelo comprar en Farmacia Senante, su precio ronda los 16 euros y os dejo aquí el post que escribí hace tiempo sobre él. Os invito a que le echéis un ojo, sobre todo porque no solo os hablo de este protector solar, también sobre los tipos de radiación solar frente a las que nos protege y sobre más conceptos relacionados con la protección solar y que no todo el mundo sabe.

Gel oil free de HELIOCARE

El segundo más ‘antiguo’ en casa. Este lo probé el año pasado y lo que me enamoró de él fue el aroma, que huele a albaricoque (esto es muy subjetivo, pero la cuestión es que no huele a típico protector solar corporal de toda la vida) y que no deja la piel blanquecina, se absorbe enseguida y deja la piel suave, como si no hubieras aplicado nada.

Textura muy líquida, hay que agitar bien antes de usar, nos protege frente a UVB, UVA, infrarrojo y luz visible, con un SPF50, se aplica fácilmente, se absorbe enseguida y, al menos, en mi caso, no hace pelotillas.

Con este producto, necesito aplicar hidratante debajo porque sino noto, con el paso de las horas, que me falta hidratación en el rostro y, una posible pega que le veo es que, con los calores y la mascarilla, me suda un poco el rostro cuando lo aplico, así que me gusta utilizarlo en épocas en las que el calor no es extremo.

Puede comprarse en tiendas y farmacias que vendan la marca y su precio ronda los 20-22 euros, dependiendo de promociones y descuentos. Estaría recomendado para pieles mixtas-grasas porque es oil free. Os hablé de él hace unas semanas, podéis echar un ojo aquí.

Sunlaude WATER TOUCH DE RILASTIL

Llevaba tiempo viendo este protector solar en redes sociales, y aprovechando super promo en farmacia Jiménez, que estaban eliminando stock con el envase antiguo (le han cambiado el packaging), compré uno para probar. Tanto me gustó, que ya os digo que tengo protector solar para una larga temporada. Y aquí me pasó lo mismo que con Eclisun.

Como ‘compartir es vivir’, allá que me llevé el protector solar a la oficina para que mis compis lo probaran, y acabamos haciendo pedido a la web. Lo cierto es que, en la promoción, se quedaba en 6 euros y, por ese precio, no podían quedarse sin probarlo.

Es un protector solar muy líquido, de color blanco, se aplica fácilmente en la piel, se extiende rápido y se absorbe bastante rápido también. Sin embargo, la piel queda un poco blanquecina, así que lo tengo aparcado en la recámara para darle caña los meses de invierno.

De todas maneras, un truco para evitar que la piel quede blanquecina (y que funciona), es aplicar el producto a capas. De esta forma, protegemos nuestra piel con la cantidad de producto necesaria, pero sin dejar aspecto blanquecino.

No tiene un aroma característico, es muy ligero, no notas que llevas nada aplicado en el rostro, deja tacto seco, no aporta grasa ni me hace sudar más de lo normal. Considero que es un protector a tener en cuenta y que todo el mundo debería probar. No me hace pelotillas ni entra en conflicto con productos de tratamiento ni con el maquillaje.

En este caso, estamos ante un producto que nos protege frente a UVB y UVA, con spf50 y es no comedogénico. Lo veo ideal para pieles mixtas-grasas. Como os decía antes, lo compré en Farmacia Jiménez y su precio normal ronda los 12 euros.

BLUR SUN SECURE DE SVR

Una de mis últimas adquisiciones y, después de probarlo, entiendo completamente la fama que tiene. Me ha parecido un protector solar muy curioso y, cada día que lo uso, me gusta más. Hasta el punto de que me encanta utilizarlo, y creo que eso es ideal porque así no me olvido ningún día de protegerme frente al sol (que no se me iba a olvidar, pero por si acaso…).

La textura es la más curiosa de todo, es como una mouse, que al aplicar sobre la piel y masajear, se funde perfectamente y se absorbe super rápido. Tiene aroma a coco (o eso creo), es un aroma bastante intenso, de hecho, perdura durante un tiempo, aunque también es verdad que, una vez te acostumbras, pasa más desapercibido, pero el primer día que lo usé, me sorprendió.

La marca nos dice que tiene un efecto perfeccionador, y estoy completamente de acuerdo, tú te aplicas este protector solar y la piel se ve como mejorada, la textura más lisa, más uniforme. No aporta nada de color, ni tampoco deja la piel blanquecina, pero sí crea un efecto óptico de ‘piel perfecta’.

Además, al aplicarlo, noto como cierto frescor en la piel, por lo que lo estaría usando a todas horas. La piel queda suave y lisa, y permite perfectamente reaplicar el producto. Funciona de maravilla como prebase de maquillaje y no me ha hecho pelotillas.

Este producto nos protege frente UVB, UVA, luz visible e infrarroja, con spf50 y, además, respetan el medio marino.

Lo compré en Farmacia Senante, pero puede comprarse en farmacias y tiendas que vendan la marca. Su precio ronda los 18 euros. Creo que con este voy a repetir porque me ha conquistado, en breve os cuento todo sobre él en un post.

ANTHELIOS AGE CORRECT DE LA ROCHE POSAY

Por último, el protector solar más hidratante de todos los que os enseño y, además de protegernos frente a radiaciones, tiene tratamiento antiedad, así que es un protector muy completo que yo utilizo como último paso, sin necesidad de utilizar hidratante antes del protector.

Posiblemente la deje para un poco más adelante (bueno, o la reponga, porque lo cierto es que me gusta mucho como deja la piel), pero creo que en invierno me irá mucho mejor, por el tema hidratación.

En esta ocasión, tampoco tiene aroma a protector solar tradicional, a mí me huele como a melón, pero ya os he dicho en más de una ocasión que soy malísima para describir y adivinar olores… Tal vez los protectores solares de esta marca huelan todos igual, pero este es el primer producto que pruebo de la marca, así que no puedo comparar.

Este protector es el que más se parece a una crema hidratante, por su textura, pero, aunque parezca denso, nada más lejos de la realidad, se extiende fácilmente y se absorbe rápido, sin dejar la piel blanquecina. Envase tipo airless con un émbolo en su interior que va empujando el producto hacia arriba.

Este producto nos protege frente a UVB, UVA, infrarroja y frente a la polución, con SPF50. Además, tiene unas moléculas correctoras dermatológicas como el ácido hialurónico fragmentado, el phe-resorcinol y la niacinamida, que nos ayudan a corregir arrugas, manchas y elasticidad. Es oil free, por lo que podrían usarlo todas las pieles, aunque, como os digo, posiblemente para una piel grasa sea un producto excesivamente hidratante.

Puede comprarse en farmacias y tiendas donde vendan la marca y su precio ronda los 22 euros.

Os dejo foto para que podáis comparar las texturas entre los cinco protectores solares faciales:

Como conclusión…

Estos protectores solares serían válidos para pieles mixtas-grasas, lo único que el de La Roche Posay sea un pelín untuoso y la piel quede un poco ‘glow’, así que puede que haya pieles mixtas que eso no sea lo que busquen. Prometo usarlo en invierno y actualizaros mi opinión sobre él.

Y hasta aquí el post de hoy, espero que os sirva de ayuda si estáis pensando en probar alguno de estos protectores solares. Contadme, ¿usáis protección solar todo el año? ¿Cuál es vuestro protector solar facial favorito?

Gracias por leerme! 😉

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.