Gel miscelar de Elisabeth Vargas

Gel miscelar de Elisabeth Vargas

En el post de hoy vengo a hablaros de un gel limpiador que llevo unas semanas utilizando, gracias al IV desayuno amigas Blogger Valencia y a Elisabeth Vargas, que siempre se presta a participar en estos eventos.

No es la primera vez que os hablo de esta marca, María José Durán, que es la persona que está detrás de esta marca, es una cosmetóloga con una amplia trayectoria, a la que da gusto oír hablar (no tanto cuando cuenta las verdades sobre nuestra piel gracias a su ‘chivato’…) porque se nota que ha tratado muchas pieles, que se ha encontrado de todo y eso hace que pueda aconsejar qué productos son los más apropiados para cada una.

En esta ocasión, el producto del que os quiero hablar es su Gel miscelar, un gel limpiador que nos ayuda a eliminar el sebo, las impurezas e, incluso, el maquillaje.

¿Qué nos dice la marca?

Suave gel limpiador, hidratante y protector de la piel rico en Vitamina E y activos calmantes de que frenan el proceso oxidativo de la piel.

¿Qué ingredientes tiene?

A continuación, os dejo el INCI:

Aqua, propylene glicol, PEG-7 Flyceryl cocoate, cocamidopropyl betaina, polysorbate 20, aloe barbadensis leaf juice, aesculus hippocastonum Extract, chamomille recutita Extract caléndula oficinales flower Extract, ginkgo biloba Extract, bisabolol, ethoxydiglycol, acrylates/c10-30 alkyl acrylate crosspolymer, glucosa, tocopheryl acetate, lactic acid, phenoxyethanol, ethylexylglycerrin, sodium hydroxide, paeonia suffructicosa seed oil.

¿Para qué tipo de pieles estaría recomendado?

En un principio, y después de llevar unas semanas usándolo, diría que es apto para todo tipo de pieles. Es textura gel y, cuando lo retiramos de la piel y aclaramos, ésta queda muy confortable.

¿Cómo es el producto?

En primer lugar, hablemos del envase. En esta ocasión, el producto que yo tengo es una talla de viaje, o la que suelen poner en packs, tiene 125 ml, pero su envase de venta es de 500 ml y, si no estoy equivocada, lleva dispensador.

Igualmente, ambos envases son de plástico blanco, y llevan dosificador que facilita la extracción del producto. En mi caso, el en base se puede cortar, por lo que se puede aprovechar hasta la última gota de producto.

Como os decía anteriormente, la textura del limpiador es tipo gel, ya lo dice su nombre, por lo que al coger un poco de producto, éste no se escurre por las manos, y al trabajarlo sobre la piel, se controla fácilmente. Tiene un aroma muy rico, no sabría deciros, ¿a flores? Huele muy bien y no es muy intenso, además, solo notas el aroma al principio, después, prácticamente es imperceptible, además, es un producto que vamos a aclarar, y cuando lo hacemos, no queda ningún tipo de aroma en la piel.

La marca nos dice que que lo apliquemos con la piel seca, que extendamos suavemente en cara y cuello y que retiremos con algodón o esponjas húmedas. Lo cierto es que se aclara fácilmente con ayuda de una muselina humedecida. Ya sabéis que soy muy fan de las toallitas Näps, es lo que suelo utilizar para retirarla.

Puede utilizarse para limpiar la piel en cualquiera de los dos pasos de la doble limpieza, pero yo lo estoy usando como primer paso, para eliminar restos de maquillaje, protector solar, suciedad… Después siempre lavo con un gel limpiador. Elimina bien el maquillaje, incluso la máscara de pestañas, aunque hay que ser paciente e ir poquito a poco.

Cunde una barbaridad, es suficiente con poca cantidad, el producto se extiende fácilmente abarcando toda la piel del rostro y del cuello.

¿Qué tal mi experiencia al utilizarlo?

Tengo que empezar hablando del aroma, me ha conquistado. Me parece un aroma suave, pero de estos que invitan a probar el producto. La textura gel también resulta muy cómoda y agradable de utilizar. No se escurre por los dedos, no gotea la cara y es difícil de controlar… Para nada.

Lo utilizo como primer paso en mi rutina de doble limpieza, por las noches. Aplico un poco de producto en los dedos y masajeo sobre el rostro, poquito a poco y con delicadeza. Lo aplico incluso en los ojos, aunque, es cierto que algunas máscaras de pestañas se resisten un poco a desaparecer 100% usando solo este producto, por lo que, si necesito reforzar, utilizo un bifásico para esta zona. Una vez he masajeado bien el rostro, humedezco una toallita Näps y la paso por el rostro, retirando todo el gel miscelar. La piel queda limpia, sin restos de maquillaje y, lo que más me gusta, nada tirante, ni con sensación oleosa, queda suave y elástica.

A continuación, podríamos volver a usar este producto para realizar una segunda limpieza, pero reconozco que, normalmente, suelo utilizar un gel limpiador convencional. Sin embargo, los días que no me maquillo, o incluso, algunas mañanas, utilizo únicamente este limpiador, aunque como más me gusta usarlo es para desmaquillar.

¿Dónde puede comprarse y cuánto vale?

Puede comprarse en la página web de la propia marca, os dejo aquí el link. El envase es de 500 ml y su precio es de 50 euros.

Como conclusión…

Si buscáis un producto que pueda utilizarse en los dos pasos de la rutina de limpieza, que sea respetuoso con la piel, que no la deje tirante, pero que limpie bien, eliminando maquillaje y suciedad, y, además, os gusta la textura gel, este producto os puede funcionar a las mil maravillas. Cunde una barbaridad, es fácil de trabajar, se retira con una muselina o unas esponjas húmedas y queda la piel preparada para aplicar el tratamiento. El envase de venta da para siete vidas, porque cunde una barbaridad, y tiene un aroma suave pero muy rico.

Y hasta aquí el post de hoy, ¿conocíais este gel miscelar? ¿Habéis probado algún producto de Elisabeth Vargas? ¿Qué producto es vuestro favorito para eliminar el maquillaje?

Gracias por leerme! 😉

 

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.