Mascarilla DETOX de Mádara

Mascarilla DETOX de Mádara

En el post de hoy vengo a hablaros de una mascarilla de barro que está ayudándome a controlar el exceso de sebo que genera mi piel durante estos últimos meses.

Se trata de la mascarilla Detox de Mádara Cosmetics, una mascarilla que contiene barros de los lagos nórdicos y que nos va a ayudar a conseguir una limpieza profunda de nuestra piel. ¿Queréis saber más? Vamos a ello.

¿Qué nos dice la marca?

 Esta mascarilla detox de limpieza profunda está hecha con barro de lagos nórdicos y deja una increíble sensación de limpieza y frescura en la piel. Limpia los poros, regula la secreción sebácea y matifica.

EFECTOS:
1. Clarifica: Absorbe el exceso de aceite, afina los poros, reduce el acné.
2. Desintoxica: El poder del barro elimina toxinas y metales pesados para oxigenar la piel.

3. Rejuvenece: Elimina lo restos de acné y calma inflamaciones menores.
4. Recarga: Recarga la piel de vitaminas para una complexión revitalizada y más luminosa.
5. Hidrata: El barro bloquea la pérdida de agua, ayudando a mantener la hidratación en la piel.

¿Qué ingredientes tiene?

Sapropel mud, Kaolin, Illite, Alcohol, Lavandula Angustifolia (Lavender) Floral water, Montmorillonite, Lactic Acid, Olea Europaea (Olive) Fruit Oil, Algae Extract, Nasturtium Officinale (Watercress) Leaf Extract, Xantahn gum, Aroma, Limonene, Linalool orgánico, aceites esenciales naturales.

¿Para qué tipo de piel estaría recomendada?

Esta mascarilla estaría enfocada a pieles mixtas, grasas, con poros dilatados, imperfecciones y/o acné.

La marca recomienda usarla dos veces por semana como tratamiento purificante y una vez por semana si queremos combatir el cansancio, el estrés y el tono apagado. En este sentido, sería apta para todo tipo de pieles.

Si tu piel es sensible, también puede usarse, pero yo espaciaría más los usos. Mi piel es sensible y al usarla una vez por semana no he tenido problema, pero es ir probando poco a poco.

¿Cómo es el producto?

Sabéis que siempre me gusta empezar hablando del packaging. En esta ocasión, nos encontramos con un tubo de plástico, con un tapón de rosca, como si fuera un tubo de pasta de dientes, igual. El envase me parece muy higiénico, porque podemos controlar fácilmente la cantidad de producto que deseamos obtener apretando más o menos fuerte, el producto no está en contacto con el aire cada vez que lo abrimos (como pasaría con las mascarillas que son en tarro) ni tenemos que andar con espátulas para no contaminar el producto, así que me parece la mejor opción.

En cuanto a la textura, nos encontramos con una mascarilla del estilo de las mascarillas de arcilla convencionales, aunque me parece que tiene una textura más fina y ligera. Se extiende fácilmente con ayuda de una brocha o de las propias manos. Otra diferencia con las mascarillas de este estilo es que seca más rápido, o al menos esa es la sensación que me da a mí.

Una vez seca, se retira fácilmente con agua tibia y con ayuda de una muselina (o toallita Näps en mi caso, ya sabéis).

En cuanto al aroma, no sé muy bien que deciros, porque realmente no sé si me gusta o no. Huele como a plantas, pero no es agradable de primeras. Ojo que con esto no quiero decir que huela mal, ni mucho menos, sino que no es el aroma que me hubiera esperado.

Cunde bastante el producto, llevo usándola una vez por semana desde mayo y aun queda mascarilla, no mucha, pero la temporada de calor creo que la aguanta.

¿Qué tal mi experiencia al utilizarla?

En primer lugar, os pongo un poco en antecedentes. Mi piel suele ser más seca, sobre todo los meses mas fríos. En los meses más cálidos, siempre había tenido algo más de grasa, sobre todo la zona de la nariz y la barbilla, pero este año, no se si debido a lo poco que me ha dado el aire desde Marzo (ya sabéis, confinamiento y tal), he notado la piel más grasa de lo normal y la zona de la nariz y alrededores con los polos bastante más dilatados. Así que decidí cambiar mi rutina enfocándola a las nuevas necesidades de mi piel, y decidí incluir una rutina de limpieza extra los domingos utilizando una mascarilla de arcilla que, por lo general, es un producto que solía usar (hasta ahora…).

Después de todo este rollo, os cuento que esta mascarilla me ha encantado. Anteriormente, había probado otras mascarillas de arcilla, pero me habían resultado demasiado astringentes, hasta tal punto de dejarme la piel muy tirante. Sin embargo, con esta no me pasa. Noto mi piel más limpia, la grasa más controlada y, además, la piel suave y elástica.

Como os decía antes, el formato me parece super práctico, saco la cantidad de producto que necesito, la aplico sobre el rostro con ayuda de una brocha y listo. También me encanta lo fácil que se retira, no hay que andar rascando, basta con humedecer una muselina con agua tibia y la mascarilla sale sola.

Justo después de retirarla noto la piel super limpia, pero nada mate, con una luz natural preciosa, y muy suave. Siempre me gusta aplicar alguna mascarilla de papel después de usar la de barro, para así rehidratar la piel, y entonces sí que consigo una piel estupenda.

He estado utilizándola casi todos los domingos desde hace unos meses, generalmente suelo aplicarla en la zona T aunque, de vez en cuando, la aplico por todo el rostro. Hay que ser constante, no vale utilizarla una vez y después estar dos o tres semanas sin usarla, si se es constante, realmente se notan los efectos, o al menos yo los he notado. La grasa de mi nariz está bastante más controlada. Lo cierto es que los poros están igual, pero bueno, tampoco me preocupan.

El aroma es un poco la pega que le veo, pero también os digo que después del tercer uso, ya me acostumbré y no me llamaba la atención tanto como al principio.

¿Dónde puede comprarse y cuánto cuesta?

Esta mascarilla puede comprarse en la página web de la marca y en otras webs donde vendan la marca, como Laia Martin Shop, que es donde yo suelo comprar, la atención y el trato es maravilloso. El precio de esta mascarilla es de 24,95€ y tiene 60 ml. Puede resultar un poco cara, pero creo que tiene l a calidad suficiente para el precio que vale. Además, al menos un par de veces al año, la marca hace descuento de hasta el 40%, por lo que yo suelo esperarme y comprar con esos descuentos, son muy elevados y merecen mucho la pena.

Como conclusión…

Si estas buscando una mascarilla de arcilla o de barro que te ayude a limpiar la piel en profundidad y a controlar el exceso de sebo, ésta es tu mascarilla. Además, no solo porque cumple con estas dos cosas, sino que, además, respeta la piel, sin resecar. Es fácil de aplicar, fácil de retirar y deja la piel suave y limpia, creo que no se le puede pedir más a una mascarilla.

Y hasta aquí el post de hoy, ¿has probado esta mascarilla? ¿sueles utilizar mascarillas de arcilla o de barro? ¡Contadme!

Gracias por leerme! 😉

2 Comments
    1. A mí me ha encantado, limpia en profundidad sin resecar la piel, una pasada!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.