Finiquitando (Vol. I)

Finiquitando (Vol. I)

En el post de hoy quería enseñaros varias cositas que han pasado por mis manos y que… ¡se han terminado!

Vamos a ello:

pterm4

Protein Mask de Denova Pro: Creo que esta es la primera mascarilla de bote que gasto en mi vida, y es que cogí la rutina de usarla todos los domingos y claro… las cosas se acaban, jajaja. Esta mascarilla con proteínas está indicada para personas con piel seca o normal. Empecé a usarla hace unos meses, pues tengo la piel bastante deshidratada. Tiene como ingredientes activos, vitaminas A y E, provitamina B y complejo de proteínas de leche. ¿Repetiré con ella? Si, de hecho ya he repetido, continuo usándola cada domingo.

Mascarilla individual de leche de cabra de Ziaja: Vienen en sobres monodosis (cada sobre me dura para dos veces). Tiene ingredientes muy similares a la mascarilla que os he comentado anteriormente, así que os podéis imaginar que ésta también me encanta. La compro de vez en cuando, para hacer un aporte extra de hidratación, usándola dos veces por semana. Por ejemplo, me gusta usarla cuando hay cambios de temperatura bruscos, cuando viene el frío de repente, pues mi piel se resiente mucho. ¿recomendada? Recomendadísima, sobretodo lo bueno que tiene es que va en sobres monodosis, si no te gusta, la perdida (tanto económica como de producto) será mínima.

Manteca corporal de fresa de The Body Shop: Parecía que no se iba a acabar nunca, es un bote enorme, además cunde muchísimo… Y yo encantada! A diferencia de las de Ziaja, las mantecas de The Body Shop son mucho más untuosas y les cuesta un poco más absorberse, aunque si pones la cantidad adecuada, ese problema es mínimo. Al ser más untuosas, las reservo para usar en épocas de menos calor. Lo bueno que tiene es que su olor perdura en la piel muchísimas horas, así como su hidratación,. Por lo menos en mi caso, mantienen mi piel hidratada todo el día, cuando llego a casa y me pongo el pijama lo noto, es una pasada. También se nota en el precio aunque, a mi personalmente, me compensa. ¿repetiré? Por supuesto, tal vez con otro olor. Un punto a favor que destacaría de estas mantecas es que también venden un tamaño más pequeño, de 50 ml, perfecto para ir de viaje o para probarlas, si todavía no lo has hecho.

Champú purificante de Herbal: Otro de mis básicos cuando voy a Carrefour. El bote es muy grande (tienes champú para media vida), huele muy bien, deja el pelo muy suelto y con volumen,… Es sin colorantes ni parabenos. No tengo el pelo graso, pero cogí éste porque es el que más me gustaba como olía(cítricos y menta). Lo he utilizado alternándolo con otros champús (es algo que siempre hago…) y me ha durado la vida! Por ahora no repetiré, tengo otros champús en la recámara, pero seguro que cuando vaya a Carrefour, caerá en mi cesta… Por cierto, he leído muy buenas críticas de las mascarillas de esta misma marca, así que no descarto probarlas.

Gel de mojito de Etnia Cosmetics: Los geles de etnia me parecen estupendos en cuanto a calidad-precio, variedad de olores… Este en concreto es de mojito, un olor muy veraniego a hierbabuena que no puede faltar en mi ducha en las épocas calurosas. Qué pena que se haya acabado!! Repetiré seguro.

Muestra crema hidratante Ziaja men: Mi marido es muy reacio a usar productos de cuidado facial, sin embargo, su piel le pedía a gritos una crema hidratante, así que busqué entre mis muestras (si, benditas muestras, un día os tengo que hablar de ellas…) y encontré tres de la crema de Ziaja para hombre. Puse las tres en un tarrito y se lo di para que lo usara… Y ahora tiene el bote grande. Cuando se le acabó, me pidió que le comprara el tamaño normal. Es una crema hidratante, que se absorbe rápido y después, a las horas, no le genera sensación grasa en la piel. Este es un ejemplo claro de las ventajas de dar muestras cuando hacemos alguna compra, gracias a ellas podemos saber (más o menos, claro) si un producto nos va a gustar lo suficiente como para comprar el tamaño real.

Restorative night treatment de Nars: Cayeron en mi poder varias muestras de este producto y… ¡¡¡¿por qué?!!! Ahora no puedo vivir sin él!! Se trata de una especie de gel, que al contacto con la piel se transforma en aceite, se aplica como tratamiento de noche (ejem, como su propio nombre indica, menudo descubrimiento he hecho…) y a la mañana siguiente… Tienes otra piel! Es totalmente cierto, una luminosidad, una suavidad… La piel está como más lisa. El único problema es el precio… De todas formas, he decidido que cuando termine un par de cremas de noche que tengo en danza, me haré con este producto, pues creo que vale cada céntimo que cuesta… Cuando esto ocurra, os haré una review mucho mas detallada de él, porque se lo merece!

¿Habéis probado alguno de estos productos? ¿Tenéis ganas de probar alguno de ellos?

Gracias por leerme! 😉

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *