Hablando de... Aceites corporales

Hablando de... Aceites corporales

En el post de hoy vengo a hablaros de aceites corporales. Sí, ya no tengo suficiente con ser amante de las mantecas corporales, de un tiempo a esta parte, he incluido en mis rutinas de hidratación corporal los aceites corporales, un invento maravilloso que estoy segura de que ha llegado a mi vida para quedarse. En este post vengo a contaros un poco sobre cada uno de los que tengo en casa y que, más o menos, estoy usando a la vez.

Lo sé, lo lógico sería acabar uno y empezar con el siguiente, pero yo soy así, llevo los seis ‘en danza’, y los utilizo según me apetece. Lo cierto es que todos me gustan por igual, no podría quedarme solo con uno, así que, tanto si sois amantes de los aceites como si todavía no los habéis probado, os invito a que sigáis leyendo.

ANTES DE COMENZAR…

Me apetecía desmentir algunas ideas preconcebidas que podemos tener sobre los aceites. Para empezar, aunque sean aceites, no dejan la piel oleosa ni pringosa. Las fórmulas que podemos encontrar actualmente en el mercado están muy conseguidas, y están creadas para que podamos vestirnos nada más aplicarnos el aceite en el cuerpo.

La gran mayoría son aceites de tacto seco, eso implica que, una vez aplicados en el cuerpo, se absorben rápidamente, dejando la piel elástica y nutrida, pero sin sensación pegajosa.

Además, se extienden muy fácilmente y, en general, no tardan nada en absorberse, no es necesario estar tres horas masajeando la piel para que el producto penetre, y si encima llevan un dosificador en formato spray, la velocidad de aplicación ya es máxima.

Dicho todo esto, si vuestra piel es extremadamente seca, la combinación de una crema corporal y un aceite va a conseguir que vuestra piel esté super hidratada, con un aspecto mucho más bonito y un tacto mucho más suave.

Y ahora sí, vamos a ver los aceites que estoy usando. Empezaré de los más antiguos a los más nuevos. ¡Vamos a ello!

ACEITE REAFIRMANTE CLEOPATRA DE ALMA SECRET

Fue el primer aceite corporal en llegar a casa, y ¡madre mía! Me conquistó a la primera, ya no solo por su aroma, característico de la línea Cleopatra de Alma Secret, sino por cómo quedaba mi piel después de usarlo.

Como os decía, el aroma tan característico de esta línea es el sándalo y la vainilla de Tahití, una combinación de vainilla y especias que no deja indiferente a nadie. Es dulzón, pero sin pasarse, intenso y agradable, que se mantiene en la piel con el paso de las horas.

Además, entre sus ingredientes encontramos aguacate, argán y almendras, tres aceites antioxidantes y nutritivos que nos ayudan a tener una piel más lisa y firme.

Os dejo el INCI: Prunus Amigdalus Dulcis Oil (Almond Oil), Persea Gratissima Oil (Avocado Oil), Argania Spinosa Oil (Argan Oil), Caprylic/Capric Glycerides,Aroma, Amyris Balsamifera Bark Oil (Sandalwood), Fucus Vesiculosus Extract, Hedera Helix Extract, Citrus Aurantium Amara Peel Extract, Rosmarinus Officinalis Extract, Echinacea Angustifolia Extract, Centella Asiatica Extract, Trigonella Foenum-Graecum Extract, Glycerin, Tocopherol, Ascorbyl Palmitate, Dehydroacetic Acid, Benzyl Alcohol. 

Este aceite se extiende fácilmente y es ligeramente más denso que otros aceites que estoy utilizando. El dispensador controla fácilmente la cantidad de producto que queremos sacar. El envase es de 150 ml y su precio es de 22,50 euros. Puede comprarse en la página web de la marca. He repetido varias veces con él, y lo seguiré haciendo, su aroma me encanta y es un gustazo utilizarlo, sobre todo los meses de invierno.

ACEITE HIDRATANTE DE ALMENDRAS DE ALMA SECRET

Como me gustó tanto el aceite de la línea cleopatra, decidí probar éste, a ver qué tal, y es otra auténtica maravilla.

Se trata de un aceite corporal especialmente diseñado para pieles secas y sensibles. Puede utilizarse en bebes, de hecho, forma parte de su línea para bebes, pero pueden utilizarlo todas las personas. Contiene aceite de almendras y aceite de caléndula, que es calmante, antiinflamatorio y regenerador.

El aroma es más suave que el anterior, para mí se notan claramente las almendras, aunque la marca nos dice que es floral y afrutado, con vainilla, melocotón, naranja, rosa y bergamota.

Aunque este aceite me gusta mucho, reconozco que el de Cleopatra me gusta mucho más, así que, seguramente, con este no repita, pero fundamentalmente es porque siempre me gusta probar cosas nuevas. Me gusta mucho combinarlo con su crema corporal de la misma línea, cojo un poco de cada producto, los mezclo en las manos y lo aplico sobre la piel.

El envase es también de 150 ml, su precio es de 17,50 euros y puede comprarse en la página web de la marca.

INCI: Prunus Amigdalus Dulcis Oil (Almond Oil), Helianthus Annuus Seed Oil, Calendula Officinalis Extract (Calendula Oil), Caprylic/Capric Glycerides, Aromas, Aniba Rosaeodora Wood Oil (Rosehip), Citrus Bergamia Peel Oil Expressed, Tocopherol, Ascorbyl Palmitate,Dehydroacetic Acid, Benzyl Alcohol, Linalool, Geraniol, Limonene, Citral.

*Debido a los ingredientes naturales, el color del aceite puede variar ligeramente.

Aceite seco de la línea THE RITUAL OF AYURVEDA DE RITUALS

En este caso se trata de una minitalla que llegó a mi vida gracias al calendario de adviento de Lookfantastic del año pasado, ahora ya lo tengo acabado, pero no descarto repetir con él, aunque he visto que de la línea naranja también hay, y es mi línea favorita de Rituals, así que, supongo que os imaginaréis cuál compraré cuando decida reponer alguno…

Este aceite es de tacto seco, enriquecido con hierbas nutritivas, entre sus ingredientes encontramos aceite de almendras, aceite de girasol y vitamina E. Tiene un aroma suave y dulzón, pero nada empalagoso. Yo le noto el aroma a almendras, se aplica de manera super fácil y se absorbe muy rápido.

Os dejo el INCI:

COCO-CAPRYLATE/CAPRATE, OLUS (VEGETABLE) OIL, DICAPRYLYL CARBONATE, PRUNUS AMYGDALUS DULCIS (SWEET ALMOND) OIL, HELIANTHUS ANNUUS (SUNFLOWER) HYBRID OIL, PARFUM/FRAGRANCE, OCIMUM BASILICUM (BASIL) OIL, TOCOPHEROL, HELIANTHUS ANNUUS (SUNFLOWER) SEED OIL, LIMONENE, COUMARIN, CINNAMAL, EUGENOL, LINALOOL, CITRIC ACID.

A mí me venía en el calendario de adviento, pero en tienda podéis encontrar el tamaño de 30 ml por 5,90 euros o el de 100 ml por 19,50 euros, y pueden comprarse en su web o en tiendas físicas.

ACEITES DE KLORANE

La ‘culpable’ de que estos aceites estén en casa es Vircore, los vi en su Instagram y las maravillas que contaba sobre ellos, y como no supe decidir entre uno u otro, pues compré los dos, y como os decía antes, no pude empezar solo uno, así que ahí estoy, usando los dos.

Lo que destacaría, para empezar, de estos aceites, es su formato, llevan un dispensador en spray, lo que los convierte en el producto más fácil y rápido de utilizar. Pulverizo sobre el cuerpo y después extiendo el producto con las manos. Se extiende suuuper bien y se absorben muy rápido.

Estos aceites son más ligeros que los de Alma Secret, más líquidos, pero no por ello hidratan o nutren menos la piel, pues queda super elástica y nutrida.

Ambos tienen un aroma bastante sutil, aunque creo que el de hibiscus me gusta un poco más, porque es ligeramente diferente al resto de aceites. El de cupuaçú tiene un aroma más común, pero igual de rico.

Flor de cupuaçú

Caprylic/Capric Triglyceride*, Carthamus Tinctorius (Safflower) Seed Oil*, Coco-Caprylate/Caprate, Olea Europaea (Olive) Fruit Oil*, Squalane*, Theobroma Grandiflorum Seed Butter*, Tocopheryl Acetate, Alpha-Isomethyl Ionone, Citral, Citronellol, Fragrance (Parfum), Helianthus Annus (Sunflower) Seed Oil*, Oleth-10, Tocopherol.

Flor de hibiscus

Caprylic/Capric Triglycéride*, Carthamus Tinctorius (Safflower) Seed Oil*, Dicaprylyl Ether*, Olea Europaea (Olive) Fruit Oil*, Squalane*, Theobroma Grandiflorum Seed Butter*, Tocopheryl Acetate, Fragrance, Helianthus Annuus Seed Oil*, Oleth-10, Tocopherol.

*Ingrédients d’origine naturelle.

Ambos tienen 150 ml, su precio ronda los 15-18 euros, dependiendo de dónde los compremos, podemos encontrarlos en farmacias o perfumerías que vendan la marca.

WILD ARGAN OIL DE THE BODY SHOP

El último en llegar a casa, de hecho, lo hizo después del verano, y lo compré por probar, y por llegar a gastos de envío gratis de un pedido que hice online, a quien quiero engañar…

Pues… ¡menudo descubrimiento! El dispensador en spray es un punto a favor de este aceite, es comodísimo de usar, y muy rápido, pues basta con pulverizar sobre la piel y extender con un masaje suave. Se absorbe bastante rápido, diría que es el que más rápido se absorbe de todos los que tengo. Ha sido el último en llegar y ya he gastado más de la mitad. El aroma es suave, no es algo característico del producto, además, una vez aplicado, cuando nos vestimos, no se aprecia, pero sí noto la piel hidratada.

Os dejo los ingredientes:

Caprylic/Capric Triglyceride, Olea Europaea Fruit Oil/Olea Europaea (Olive) Fruit Oil, Dicaprylyl Carbonate, Argania Spinosa Kernel Oil, Parfum/Fragrance, Tocopherol, Limonene, Citric Acid.

Su precio es de 13 euros, tiene 125 ml y puede comprarse en tiendas The Body Shop y en su página web.

Como conclusión…

Los aceites corporales han llegado a mi vida para quedarse, me gustan tanto o más que las mantecas corporales. Todos los que tengo en casa me encantan, tienen aromas suaves, se aplican fácilmente, se absorben bastante rápido y dejan la piel preciosa e hidratada.

Si tuviera que quedarme solo con uno… no podría, pero creo que los que tienen dispensador en spray ganan puntos a favor. ¡Ah! Y el aroma del aceite Cleopatra, que me tiene enganchada…

Y hasta aquí el post de hoy, ¿vosotros utilizáis aceites corporales? ¿hidratáis la piel de vuestro cuerpo? ¡¡contadme!!

Gracias por leerme! 😉

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.