Derma repair Feet de PFC cosmetics

Derma repair Feet de PFC cosmetics

En el post de hoy vengo a hablaros de un producto que he querido probar a fondo para poder hablaros bien de él. Se trata de la crema para pies de PFC cosmetics. No sé si vosotros sois usuarios de este tipo de productos, reconozco que a mí es algo que me da bastante pereza, sobre todo en verano, y justamente en esa época del año es cuando más atención habría que prestarle a los pies, pues es cuando los llevamos ‘al aire’, pero, en general, las cremas para pies son muy untuosas (normal, la piel de los pies suele ser mucho más dura y necesita cremas más potentes) y ponerme la crema y luego el calzado no suele ser viable, o ponérmela antes de dormir, acabo poniendo todo perdido, así que al final, termino por no usarlas.

Desde PFC cosmetics me enviaron esta crema, uno de sus últimos lanzamientos en los meses de verano, y decidí que, para poder hablaros de ella, tenía que ser constante, así que aquí estoy para contaros mis impresiones sobre este producto.

¿Qué nos dice la marca?

Crema ultra reparadora para pies altamente hidratante, retarda la pérdida de agua. Con ingredientes que aceleran los procesos de regeneración natural de la piel: Ácido Salicícico, Keratoline®, Alantoína y Urea. Especialmente desarrollada para reparar los talones agrietados y proteger la barrera natural de la piel. Contiene Centella Asiática y Factores de Crecimiento Dérmico que regeneran extraordinariamente la piel de los pies, suavizando los callos y los talones con piel engrosada.   

¿Qué ingredientes tiene?

Entre sus ingredientes encontramos la urea, el ácido salicílico y el extracto de centella asiática. Además, en el envase nos indican algunos porcentajes de estos ingredientes: 1% Keratoline, 0,25% de ácido salicílico, 5% de urea, 5% de glicerina vegetal, 1% alantoína, 0,2& milk peptide complex, 2% extracto de centella asiática,2% de aceite de coco, 1% de vitamina E.

Os dejo el INCI completo:

Aqua, Cyclopentasiloxane, paraffinum liquidum, glyceryn, C12-15 alkyl benzoate, isopropyl palmitate, cera alba, cocos nucifera oil, urea, sorbitan isostearate cyclohexasiloxane polyglyceril-3 polyricinoleate, allantoin, polyglyceril-3 disostearate, tocopheryl acetate, phenoxyethanol, magnesium sulfate, parfum, propylene glycol, salicilic acid triethanolamine, bacillus ferment, whey protein, centella asiática Extract, ethylexylglycerin, disodium edta, limonene, potassium sorbate, sodium benzoate. 

¿Cómo es el producto?

En primer lugar, hablemos del envase. En este caso, nos encontramos con un envase de plástico blandito que tiene una tapa que cierra haciendo ‘click’, algo que me parece muy práctico en todos los sentidos, ya que no tenemos que andar desenroscando el producto y, al ser de plástico blandito, podemos cortarlo cuando nos quede poco producto y aprovechar hasta la última gota.

Seguimos con la textura, y en esta ocasión, nos encontramos con una crema que tiene la densidad justa cuando la sacamos del bote pero que, conforme la vamos extendiendo sobre los pies, se absorbe rápidamente y, lo mejor de todo, no deja sensación grasa. Sin embargo, a pesar de que la crema tiene esta textura más ligera que otras cremas de pies, hidrata muy bien, dejando la piel suave y sin sensación de tirantez o aspereza (no sé si me entendéis a la sensación a la que me refiero…).

En cuanto al aroma, pues otra cosa que también me ha conquistado, ya que no tiene el típico aroma de la mayoría de cremas de pies que yo he probado hasta la fecha, un aroma mentolado. Esta crema huele a crema, un aroma suave que desaparece en cuanto extendemos el producto. Considero que en este tipo de productos no hace falta un aroma hipermaravilloso, simplemente con que huela ‘normal’, me vale.

¿Qué tal mi experiencia al utilizarlo?

Como os decía al principio de este post, los pies me dan mucha pereza, en general, será porque están ahí, ‘tan abajo’… Lo cierto es que, cuando tengo los pies bien soy un poquito más feliz, pero eso requiere de cierta constancia, y tengo que reconocer que esta crema me lo ha puesto muy fácil en ese aspecto, ya que no me ha dado pereza aplicarla, fundamentalmente por su textura.

No hace falta estar media hora masajeando los pies para que se absorba parte del producto. Creo que una de las razones por las que siempre me ha dado pereza este tipo de productos es porque mis pies nunca terminan de absorber las cremas, entonces, o me ducho y me retiro el exceso de producto, o mis pies van resbalándose todo el tiempo. Con esta crema eso no ocurre, puedes aplicarla, esperar un pelín y ponerte unas sandalias, que tus pies no se van a resbalar por la sandalia, o puedes aplicarla y ponerte los calcetines y los zapatos, que no vas a notar que llevas los pies untados en crema.

El aroma para mí es bastante importante y, sinceramente, las cremas que huelen a menta intensa, pues tampoco me terminan de convencer, y menos en invierno, me dan como frío (qué rara soy), y ésta tiene un aroma ideal, a crema, ni mas ni menos, nada mentolado ni refrescante. Vale, a lo mejor en verano apetece más algo refrescante por el calor y tal, pero a mí personalmente no me compensa ese frescor si va acompañado de sensación de untuosidad.

Por último, respecto a la hidratación que aporta esta crema, y que, a fin de cuentas, es su cometido, cumple bastante bien lo que promete. Si la aplico por la noche, a la mañana siguiente los pies están suaves, pero también he de aclarar que mis pies tampoco son muy problemáticos, creo que esto es una ‘carrera de fondo’ y que hay que hacerles un mantenimiento con relativa asiduidad, eliminar durezas y callos, masajearlos y, por supuesto, hidratarlos. Esta crema me ha ayudado a mantenerlos mejor durante más tiempo, así que, para mí, funciona de maravilla y, con todo lo que os he comentado anteriormente, en el cómputo global es una crema que merece la pena probar.

¿Cuánto cuesta y donde puede comprarse?

Esta crema puede comprarse en la página web de PFC cosmetics, os dejo aquí el link directo, su precio es 13,90 euros y trae 75 ml.

Como conclusión…

Si buscáis una crema hidratante para los pies que os aporte hidratación, pero no os gustan demasiado untuosas que os dejen sensación grasa, o no os gustan esas cremas que la notáis durante horas, tenéis que probarla. Además, como os decía, tiene un aroma muy suave, se extiende fácilmente y se absorbe bastante rápido. El envase es muy práctico en todo los sentidos y su precio no está nada mal, pues no hace falta utilizar mucho producto para cada pie.

Y hasta aquí el post de hoy, contadme, ¿soléis utilizar crema para los pies? ¿Cuál es vuestra crema favorita? ¿Os gustan las cremas de pies con aromas mentolados?

Gracias por leerme! 😉

2 Comments
  1. Yo sí las prefiero untuosas pero a veces se agradecen ligeritas y de rápida absorción las ligeras

    1. es cierto, para mí, si son untuosas, para invierno, pero esta me ha encantado para estos meses

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.