Blush and lift de Revolution Pro

Blush and lift de Revolution Pro

En el post de hoy vengo a hablaros de los últimos coloretes líquidos que han llegado a mi vida. Estaba claro, después de haberlos visto por redes sociales, que iba a caer con ellos, los tres tonos que hay me gustaban, y su precio es asequible, así que, en un 3×2 de Maquillalia, aproveché y se vinieron los tres a casa.

Os publiqué por Instagram varias fotos sobre ellos, así como los swatches, pero me parecen tan buenos productos que se merecían estar en el blog. Además, así aprovecho y os cuento más cositas sobre ellos. ¡Vamos al tema!

¿Qué ingredientes tienen?

Os dejo el INCI que he encontrado en la página española de Revolution.

Aqua (Water, Eau), Isododecane, Diphenyl Dimethicone, Propylene Glycol, Talc, Cetyl Peg/Ppg-10/1 Dimethicone, Menthone Glycerin Acetal, Behenyl Dimethicone, Disteardimonium Hectorite, Phenoxyethanol, Dimethiconol, Trimethylsiloxysilicate, Sodium Dehydroacetate, Hydrogen Dimethicone, Disodium Edta, Caesalpinia Spinosa Gum, Aluminum Hydroxide, Maltodextrin, Tropolone, Wine. [+/- May Contain (Peut Contenir): Ci 77891 (Titanium Dioxide), Ci 77491 (Iron Oxides), Ci 77499 (Iron Oxides), Ci 77492 (Iron Oxides)].

¿Qué nos dice la marca?

Un fantástico colorete líquido con extracto de vino, que le dará a tus mejillas un hermoso color natural. Perfecto para aplicar sobre la marcha con su cómodo aplicador. Aplica una gota en tus mejillas y mezcla suavemente con los dedos.

¿Cómo es el producto?

En primer lugar, hablaremos del envase. Lo cierto es que, antes de tenerlos en mis manos, me imaginaba que serían más grandes, pero son bastante pequeños, tienen un tamaño similar al de un corrector. El envase es de plástico transparente, lo que nos permite ver el colore del colorete, con una tapa de rosca en dorado y un aplicador tipo gloss bastante grande, muy similar (en esto también) a los correctores que tiene la marca.

El producto es líquido, pero no gotea, para que me entendáis, comparándolos con los Watercolour blush de Daniel Sandler, esos sí gotean, son tan líquidos que su dosificador nos permite controlar las gotas que deseemos utilizar de producto. Sin embargo, estos coloretes, podríamos decir, más bien, que son fluidos, tienen más consistencia, sin llegar a ser una crema. Se pueden aplicar directamente en el rostro y no nos escurriría por las mejillas.

Su textura es super agradable y fácil de trabajar, se difuminan fácilmente y dejan un aspecto natural sobre la piel, unas mejillas muy saludables. Los tonos que tienen son ideales, veámoslos con más detalle:

Bliss: Es el más clarito de los tres, y, bajo mi punto de vista, tiene un subtono rosado, pero no deja de ser un tono bastante neutro. Posiblemente, no sea el más apropiado para las pieles más morenas, pues puede que no se aprecie en sus mejillas. Sin embargo, es ideal para pieles claras, porque pueden dar un toque de color a las mejillas y conseguir un look muy natural.

 

Harmony: El tono más amarronado de los tres, aun así, es bastante claro también, por lo que algunas pieles más morenas pueden tener el mismo problema que os comentaba con Bliss. Para mí, diría que es el tono perfecto que combina con todo, da igual que te hagas un ahumado en tonos morados que un delineado azul, un look natural en tonos marrones o, simplemente, apliques un poco de máscara de pestañas. Combina con labiales rojos, fucsias, morados o un gloss. Tal vez por eso sea el más famoso de los tres (aunque no es mi super favorito…)

 

Peaches: El último, el más intenso, y, para mí, el más bonito de los tres. Este tono es un anaranjado vibrante, deja un aspecto de mejillas saludables, un toque fresco para estos días calurosos. Es un colorete que podría ser el protagonista del look sin lugar a dudas, no le hace falta nada más. Por eso mismo, es perfecto para estos días en los que ‘menos es más’, que salimos con un poco de máscara de pestañas y bálsamo en los labios.  Ahí, las mejillas, con este colorete, ganan protagonismo.

¿Qué tal mi experiencia al utilizarlos?

Sin duda, debo empezar hablando de lo más curioso que tienen estos coloretes, y es que, cuando los aplicas en las mejillas, notas un ‘frescorcito’ muy agradable. Es sutil, nada exagerado, pero sí es duradero en el tiempo, pues sigo notándolo pasada hasta casi una hora. De verdad, es muy curioso notar las mejillas frescas (y felices, sobre todo en verano, con estos calores…).

Después de estar utilizándolos unas cuantas semanas, puedo decir que me encantan, se han convertido en unos coloretes super favoritos. Los tres tonos me parecen preciosos, hay para todos los gustos, el más naranja, PEACHES, lo veo ideal para esta época del año, me encanta dar ese punto a las mejillas. El tono HARMONY es de los más famosos, y no me extraña, es el tono más amarronado de los tres y me parece que es el más ‘universal’, apto para todos los tonos de piel, combinable con cualquier look, ideal para conseguir unas mejillas naturales. Por último, creo que al tono BLISS le sacaré más partido en invierno, es el colorete más clarito, neutro, pero tira más al rosado, pero sin llegar a ser rosa, por lo que también lo veo perfecto para todos los tonos de piel y para conseguir looks naturales.

Estos tonos también me encanta usarlos cuando he dado protagonista a los ojos, pero no quiero llevar mis mejillas desnudas. Además, otro punto fuerte de los coloretes Blush and lift es su facilidad para aplicarlos sobre el rostro. Aquellas que no os atrevéis con coloretes líquidos, éste es vuestro producto, sobre todo los tonos más naturales, porque son fáciles de aplicar y de difuminar, y es muy difícil pasarte.

Podemos aplicar directamente el producto sobre las mejillas y, a partir de ahí, difuminar, tanto con el dedo como con la herramienta que hayamos elegido (brocha o esponjita), o bien, podemos aplicar el producto sobre el dorso de la mano o sobre una paleta, y ya, de ahí, coger el producto con la brocha para aplicar sobre el rostro, que sería la forma más higiénica de utilizarlos.

He probado a utilizarlos con diferentes herramientas y me gusta por igual difuminarlos con brocha que con esponja. Con ésta última, no noto que absorba demasiado producto, por lo que funciona muy bien. Con los dedos también he probado a difuminarlos, pero siempre termino integrándolo sobre el rostro con esponja o alguna brocha.

Por último, en cuanto a duración, pues es más que aceptable, me duran toda la jornada, no se mueven ni escurren con los calores. Eso sí, no son demasiado resistentes al roce, pues sí que desaparecen en la zona donde tocan las gomas de la mascarilla, por ejemplo. A pesar de eso, sigo pensando que merecen mucho la pena.

¿Dónde pueden comprarse y cuánto valen?

Como os decía al principio del post, aproveché un 3X2 que hicieron en Maquillalia para conseguir uno de los tres tonos gratis. Cada uno de ellos tiene un precio de 8,99€ y traen 5,80 ml. Y aquí, me gustaría hacer una pequeña reflexión sobre qué es barato y qué es caro. Si comparamos, por ejemplo, con los coloretes líquidos de Daniel Sandler, Watercolour blushes (que, por cierto, os escribí este post sobre ellos hace unos meses), el precio de los coloretes de Daniel Sandler ronda los 20 euros por 15 ml de producto. El ml de producto sale a 1, 33 euros, sin embargo, el ml de producto en los coloretes de Revolution sale a 1,55 euros, así que, salen mejor los de Daniel Sandler. También es cierto que, para las ‘beauty junkies’ como yo, muchas veces es mejor comprar productos más pequeños, porque no los vamos a gastar ni en ocho vidas y, así, podemos probar diferentes tonos.

Dicho esto, de todas formas, considero que el precio de estos coloretes de Revolution son acordes a su calidad, y tampoco usas tanta cantidad como para que se termine en dos suspiros. Además, si aprovechas descuento u ofertas, siempre pueden salirte aún mejor de precio.

Como conclusión…

Si nunca has probado los coloretes líquidos o en crema porque no te atreves, si buscas un colorete fácil y rápido de utilizar, consiguiendo un acabado fresco y natural, si te gusta dar un punto de protagonismo a tus mejillas, tienes que probar estos coloretes. El frescor que notas en las mejillas al aplicarlo es, cuanto menos, curioso, además, tienen un precio asequible, son fáciles de conseguir y su duración es más que aceptable. Si sacaran más tonos, estoy segura de que me haría con ellos.

Y hasta aquí el post de hoy, ¿has probado estos coloretes? ¿Qué te parecen? ¿sueles utilizar coloretes líquidos o en crema? ¿Cuál es tu tono favorito? ¡Cuéntame en comentarios!

Gracias por leerme! 😉

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.