Terapia Azul de DMK

Terapia Azul de DMK

En el post de hoy vengo a hablaros de mi rutina facial nocturna del último mes y es que, gracias a Valencia Beauty (os dejo aquí su Instagram) y su evento cruelty free organizado el pasado 12 de Mayo, pudimos probar la línea 100% agua de mar de Dermoestética del Sur.

Hace unos meses ya tuve la suerte de probar estos productos, pero ha sido ahora cuando he podido dedicarles toda mi atención por las noches, y no puedo estar más sorprendida, ¿quieres saber por qué? ¡Sigue leyendo!

¿Qué nos dice la marca?

100% Agua de mar es una línea dentro del laboratorio Dermoestética del Sur. Este laboratorio es el primero y único en tener productos de una línea formulada 100% con agua de mar, lo que tiene ventajas como poder reducir el uso de conservantes, reducir el uso de aceites minerales, es bueno para el medio ambiente y, además, nos aprovechamos de todos los beneficios del agua del mar (efecto cicatrizante, hidratante y actúa como conductor de los principios activos de los productos que utilicemos después).

¿Qué productos forman la línea y qué ingredientes tienen?

Esta línea, conocida como TERAPIA AZUL, está formada por tres productos:

GEL LIMPIADOR FACIAL

Es un gel limpiador formulado con agua de mar, limpia en profundidad y, además, tiene acetato de Zinc, que es seborregulador, por lo que nos ayuda a controlar el exceso de grasa. Estaría recomendado desde pieles normales a pieles grasas.

INCI: Mariaaqua. Decylglucoside. Aqua. Zinc Acetate. Guarhydroxypropyltrimoniumchloride. Sodiumlactate. Propyleneglycol. PEG-55 Propyleneglycol. Lacticacid.

AGUA MICELAR

Es el único de los tres productos que no tiene agua de mar, sino que está formulado con plancton marino, que es el mayor regenerante de la piel que existe. Limpia, calma y disminuye las rojeces.

Entre las propiedades del plancton marino, destacamos su poder hidratante y antioxidante, regenerador de la proliferación celular, anti-inflamatorio y promotor de colágeno.

INCI: Aqua. PEG-6 caprylic/Capricglycerides. Glycerin. Pentyleneglycol. Propyleneglycol. CopperPCA. Glycerylcaprylate/Caprate. Myristamidopropyl PG-dimonium chloridephosphate. BHT. Sodium chloride. Dunaliella salina/Isochrysisgalbana/Nannochloropsis gaditana/Phaeodactylumtricornutum/Tetraselmischuiiextract. Sodiumlactate.

TÓNICO

Formulado con agua de mar, entre sus ingredientes encontramos, además, ácido salicílico, tamarindo y hamamelis. Estaría recomendado, al igual que el gel facial, para pieles normales a grasas.

En esta ocasión, estamos frente a un tónico que se usaría como último paso en la limpieza facial, ayudando a reducir el tamaño del poro, reducir imperfecciones y difuminar las líneas de expresión, y todo esto es posible porque realiza una microexfoliación en la piel, pero hay que usarlo correctamente, es decir, debemos retirarlo del rostro con ayuda de un algodón o una Näps, como es mi caso. Más adelante retomaré este punto.

INCI: Marisaqua. Alcohol denat. Aqua. Glycerin. Propylene glycol. Tartaricacid. Copper-PCA. Hamamelis virginiana leafextrac. Salicilicacid. Tamarindus indica extract. Isopropyl alcohol. Potassiumsorbate. Sorbicacid. Sodiumhydroxide.

A pesar de que el segundo ingrediente sea Alcohol Denat, no me ha causado ningún tipo de irritación ni rojez.

¿Cómo son los productos?

En primer lugar hablaremos del gel, que ha sido la novedad, pues los otros dos productos ya los había probado y sabía lo mucho que me gustaban. El limpiador es en formato gel, el envase es de plástico, con un dispensador tipo pump que nos ayuda a sacar el producto. Como lleva agua de mar, el olor es simplemente mar, a mí no me desagrada, pero reconozco que es un poco especial. También os digo que ahora ya ni lo noto, fueron solo los primeros usos. Cuando emulsionamos el gel sobre el rostro, se forma una espuma muy ligera. Se aclara fácilmente con agua y deja la piel súper limpia y refrescante.

Tanto el agua micelar como el tónico tienen el mismo envase, es un bote de plástico con un dispensador de estos que aprietas con el algodón (o la toallita Näps) y sale el producto. Me parece un formato muy cómodo de usar aunque, como soy la loca de los sprays, tengo los dos productos metidos en botecitos con pulverizador y así los aplico directamente sobre el rostro. El agua micelar arrastra todo el maquillaje, incluso la máscara de pestañas. Siempre utilizo una toallita Näps para eliminar toda la suciedad del rostro. En cuanto al olor, de los tres productos, tengo que decir que éste es el que menos me gusta pero, al igual que pasa con el gel, después de usarla tres o cuatro veces, ya no lo noto. Además funciona tan bien que, sin duda, compensa.

El tónico es una auténtica pasada, ha salido en algún que otro post de favoritos, y eso que no lo estaba usando del todo bien, ¿por qué? Pues porque, como os he indicado antes, al contener AHA, es necesario aplicarlo con ayuda de un algodón o, si os gusta usarlo en spray (como es mi caso) hay que retirarlo para que, de esta forma, se produzca esa microexfoliación que os mencionaba al principio.

¿Qué tal mi experiencia al utilizarlos?

Simplemente con el primer uso los tres productos me enamoraron, creo que cumplen su función a la perfección y además combinados entre sí son geniales. El agua micelar elimina perfectamente todo el maquillaje, incluido la máscara de pestañas, sin mucho esfuerzo, además. Con un poco de agua micelar en una toallita Näps es suficiente para todo el rostro.

El gel me encanta, ya no solo por cómo limpia, sino por cómo se queda la piel después, súper fresca y confortable, no noto absolutamente nada de tirantez. Por último, ahora que ya sé utilizar el tónico correctamente para sacarle todo el potencial, aun me gusta más. Es cierto que antes lo usaba simplemente pulverizando sobre el rostro, y ya me gustaba, pero ahora al retirarlo, consigo hacer esa microexfoliación, dejando mi piel más lisa, que es algo que he ido notando con el paso de las semanas.

Como os decía antes, tal vez el olor no sea de mis favoritos, pero solo se nota las primeras veces que usas los productos, y eso que yo soy muy maniática con los olores, después de estar varias semanas utilizándolos por las noches me he acostumbrado. Además, considero que el resultado de usarlos compensa con creces.

¿Cuánto cuestan y donde pueden comprarse?

El precio de estos productos están entre los 12 y los 15€, dependiendo de dónde se compren. Os hablo también de tamaños. El gel facial tiene 250 ml y cuesta 14,95€ en Castro farmacias, el agua micelar tiene 230 ml y su precio es de 14,95€ y, por último, el tónico, también son 230 ml y el precio similar. Podéis echar un ojo en internet para ver qué farmacia o parafarmacia tiene oferta, pues siempre podréis ahorraros alguno euro.

Como conclusión…

En primer lugar deciros que el combo de los tres productos me parece una auténtica maravilla para hacer una limpieza completa de nuestro rostro. A pesar de que puedan parecer productos específicos para pieles más grasas, a mí no me resecan en absoluto, no he notado falta de hidratación ni la piel más seca que de costumbre, de hecho, todo lo contrario, mi piel está más luminosa y confortable.

Si estáis buscando una rutina de limpieza sencilla y efectiva que, además, lleva incluido tratamiento, tenéis que probar estos tres productos. Por mi parte no puedo evitar aconsejaros que los utilicéis con ayuda de las Näps, pues estas toallitas son básicas en mi vida y estoy segura de que si las probáis os convertiréis en unas #napslovers como yo. Además, me parece que tienen un precio bastante bueno para la cantidad de producto que traen y para lo que cunden.

Y hasta aquí el post de hoy, ¿conocías estos productos? ¿los habéis probado? ¿Qué os parecen?

Gracias por leerme 😉

One Comment
Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *