Finiquitando (Vol. 20)

Finiquitando (Vol. 20)

En el post de hoy os enseño otra ronda de productos terminados. No son demasiados productos, pero es que sino esto se hace muy largo. Vamos a ver qué cositas salen por aquí.

HONEST CLEANSING FOAM DE BENTON: Este limpiador me ha encantado, lo compré en Enero del año pasado, en una visita a Madrid. No pude evitar pasar por la tienda Miin Cosmetics, que está en la Calle Fuencarral, y éste fue uno de los productos que me traje. Es una limpiadora que cunde muchísimo, con la cantidad igual a un garbanzo hay más que suficiente para todo el rostro. Tiene un olor muy suave, como a limpio, y es apto para todas las pieles. Es la limpiadora que estaba usando por las mañanas. No descarto repetir, aunque, de momento, estoy probando otras que tengo por casa.

CHAMPÚ DE LECHE DE CABRA DE ZIAJA: Cuando Ziaja amplió su línea de leche de cabra con productos capilares, no pude resistir a comprarlos. Uno de mis champús favoritos es el de la línea de oliva, así que compré éste de Leche de cabra para probar. Al principio me gustó mucho, me dejaba el pelo suelto y con mucho brillo. Sin embargo, a la larga, me ha resultado un poco pesado. La solución fue alternarlo con otro champú. De esta forma conseguí acabarlo, aunque no repetiré con él, me sigo quedando con el de oliva de la misma marca.

MANTECA CORPORAL DE NARANJA DE ZIAJA: Una de mis mantecas corporales preferidas. No sé cuantos botes he gastado ya, ni a cuantas amigas he aficionado a usarla. Huele de maravilla, ya he dicho en más de una ocasión que, para mí, no huele a naranja sino a mandarina. No es nada pesada de aplicar, se absorbe muy rápido y deja la piel hidratada durante todo el día. Suelo usarla en los meses de buen tiempo (primavera – verano), pues este olorcito tan fresco por las mañanas me ayuda a despertarme. Como os habréis imaginado, sí, pienso repetir, aunque de momento no tengo ningún bote en la recámara, estoy intentando vaciar ‘mi almacén’ de geles y mantecas, más que nada, porque no hay hueco.

MASCARILLA CAPILAR REGENERADORA DE OLIVA NATURAL DE ZIAJA: Y seguimos con otro básico de mi rutina, esta vez, capilar. Hace tiempo que no pruebo otra mascarilla tan buena como ésta. El olor es muy rico, hidrata un montón el pelo y lo deja muy brillante y suelto, nada apelmazado. De ésta sí tengo otro bote esperándome en ‘mi almacén’, así que en breve pasará a estar en la ducha (y ya tendré algo de hueco, ¡bien!). Por el precio que tiene, 2.90€, creo que debéis probarla. Puede comprarse en la página web de Online Cosméticos, o en los puntos de venta físicos de la marca.

COLONIA SOLEIL DI CAPRI DE LANCASTER: Cuando compré esta colonia hace un par de veranos y la olí, pensé, ‘madre mía, estoy huele muy fuerte, no lo voy a gastar en la vida’ y, sin embargo, ahora me da pena de que se haya terminado. Ha sido mi olor de verano por excelencia durante los dos últimos años. Es un olor que te transporta inmediatamente a la playa. Es intensa, por eso me ha durado tanto tiempo, porque con dos pulverizaciones tenía mas que suficiente para pasar el día. No descarto repetir, aunque tampoco sé si la encontraré, no sé si fue edición limitada de ese verano o es una colonia que la marca siempre tiene disponible. La compré en un pedido que hice online a Perfumerías Arenal.

TOALLITAS DESMAQUILLANTES DE MERCADONA: Las típicas toallitas desmaquillantes que siempre tengo por casa, he perdido la cuenta de los paquetes que habré gastado de ellas. No las utilizo para desmaquillarme, aunque, para una emergencia, están ahí, nunca se sabe cuando pueden hacerte falta. Generalmente las utilizo para limpiarme los swatches que hago cuando preparo las fotos para los posts o para Instagram. Son económicas, accesibles y cumplen bien su función, por lo tanto, seguiré comprándolas.

MASCARILLA DE SALMON: Tengo un arsenal de estas mascarillas, traídas directamente desde Corea. Me encantan, son geniales para cualquier ocasión. Ahora en invierno me da un poco más de pereza usarlas, porque me dan frío (qué cosas, ¿no?), pero siempre tengo alguna disponible para usar antes de un evento, para un día que necesite tener la piel muy confortable, o antes de dormir, como uno de mis pasos de rutina facial. No he notado nada especial con respecto a que sea de Salmón, me ha funcionado igual de bien que el resto. El papel que te pones en el rostro viene muy impregnado, por lo que se podría usar incluso para dos veces, aunque yo prefiero ponerme el suero que queda en el bote por el cuello y sobre el papel, una vez ya aplicado sobre el rostro, consiguiendo así potenciar los efectos de la mascarilla.

MASCARILLA CON ARCILLAS PURAS DETOX DE L’ORÉAL: Compré esta mascarilla pensando que sería ‘una más’, pero no fue así. Notaba sus efectos en la piel, más luminosa y como más limpia. De hecho, se ganó un post para ella solita, que os dejo por aquí, si queréis echarle un ojo. Lo único que me echaba un poco para atrás era el olor, tiene un aroma muy fuerte como a perfume, y puede llegar a resultar cargante, pero después de usarla un par de veces, como que te acostumbras. No quiero volver a comprarla hasta que gaste alguna otra más, ya sabéis, lo que os he mencionado antes de ‘mi almacén’, pero repetiré con ella seguro.

Y hasta aquí mis productos finiquitados por el momento, ¿habéis probado alguno de ellos? ¿Compartimos opinión? ¿Cuál ha sido el último producto de belleza que has terminado?

Gracias por leerme! 😊

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *