Comparando máscaras de pestañas de L'Oréal

Comparando máscaras de pestañas de L'Oréal

En el post de hoy vamos a hablar… de máscaras de pestañas. Cuánto se ha hablado de esta mascara de pestañas, antes de que saliera a la venta incluso, pues su fama comenzó en el momento en el que alguien dijo que era el clon “low cost” de la Better Than Sex de Too Faced, la cual podría considerar una de mis máscaras favoritas… Hasta que apareció ésta de L’oreal.

En mi viaje a USA este verano, compré la versión americana de esta máscara, que allí se llama Voluminous Lash Paradise. Al volver, ya había salido a la venta en España la versión Europea, con un nombre y un packaging diferente, Paradise Extatic. Después de estar usando la versión americana durante un mes, decidí hacerme con la española para poder compararlas. Evidentemente, la compré porque es una máscara de pestañas que me está encantando, por lo que estoy completamente segura de que la voy a gastar.

Si queréis saber más sobre estas mascaras de pestañas… ¡Sigue leyendo!

En primer lugar os diré que tuve que indagar un poco cuando volví de mi viaje, pues llegué a dudar si se trataba de la misma máscara de pestañas o eran dos diferentes, fudamentalmente porque no se parecen nada entre ellas, al menos físicamente. Ni el packaging, ni el nombre, ni la cantidad de producto… Pero sí, son el mismo producto, y he de decir que las europeas hemos salido perdiendo, pero vamos a verlo poco a poco.

¿Cómo es el producto?

Puedo decir que el producto es exactamente igual en las dos máscaras de pestañas. Y además, son un tanto curiosas con respecto al resto de máscaras que he probado. Recién abiertas, el producto ya está lo suficientemente espeso como para poder utilizarlo y sacarle así el máximo partido. Con otras máscaras de pestañas recién abiertas, hay que dejarlas unas semanas en el cajón para que el producto espese ligeramente.

La ventaja de todo esto es que, desde la primera aplicación, consigues pestañones. Sin embargo, como el producto ya está espeso desde que abres la máscara, posiblemente se seque antes que otras.

En mi caso, me cuesta mucho encontrar una máscara que mantenga mis pestañas curvadas toda la jornada, y con ésta lo consigo. La que compré en Estados Unidos me ha durado 5 meses, ya está para tirar, pero aquí sigo, exprimiéndola a tope, aunque posiblemente cuando publique este post, ya esté en la bolsa de productos finiquitados.

Ahora os presento las dos versiones que existen de esta máscara:

VOLUMINOUS LASH PARADISE: Se trata de la versión americana. Es una máscara de pestañas con un gupillón clásico de cerdas, con forma de reloj de arena, más ancho por los bordes y más estrecho en el centro. El packaging es rosa metalizado con una franja dorada y las letras en negro. Trae 8,5 ml y cuesta 9,99$ que, al cambio no llega a los 9€.

PARADISE EXTATIC: La versión europea. El gupillón es exactamente igual que la versión americana. En cuanto al packaging, esta vez tiene el cuerpo en un tono naranja/cobre metalizado y el tapón es rosa dorado en brillo. Las letras están escritas con puntitos blancos. Tanto el diámetro del producto como su longitud son exactamente iguales que la versión americana, sin embargo, ésta tiene 6,4 ml y en el sitio que más barato la he visto cuesta 10,75€.

¿Qué promete esta mascara de pestañas?

La marca nos dice que, usando esta mascara de pestañas, vamos a conseguir un volumen espectacular y una longitud máxima. En cuanto a la fórmula, nos dice que es cremosa, enriquecida con aceite de ricino, el cual consigue dejar nuestras pestañas más suaves y flexibles, siendo además fácil de desmaquillar.

¿Y cuál es mi opinión?

Estoy de acuerdo con lo que dice la marca, consigo mucho volumen en mis pestañas, se ven mucho más gruesas pero nada rígidas, muy flexibles, algo que me encanta. Odio cuando las máscaras te dejan las pestañas tiesas, porque noto que las llevo maquilladas y eso me resulta incómodo. En cuanto a la longitud, mis pestañas son bastante largas, así que no es algo que yo haya notado en exceso. Pero sin duda, lo que más me ha enamorado de esta mascara es que me deja curvadas las pestañas todo el día, y eso es algo que me pasa con muy pocas máscaras.

Aun así, no estoy totalmente de acuerdo con lo de que es fácil de desmaquillar, pues a mí me pasa más bien lo contrario. He de insistir bastante porque, cuando parece que ya la he eliminado por completo, sigue saliendo negro, pero bueno, también me compensa con respecto a cómo me deja las pestañas.

¿Realmente es un clon de la máscara Better Than Sex de Too Faced?

Ahora no dispongo de la talla normal de esta mascara, sino de una minitalla, pero nos sirve para compararlas ya que el cepillo es exactamente igual en ambos tamaños. Hablemos primero de su apariencia física. Los cepillos son muy parecidos, ambos tienen forma de reloj de arena, de hecho podríamos decir que son casi idénticos, son igual de grandes y de gruesos. En cuanto a la fórmula, para mí presentan diferencias. La máscara de Better Than Sex la tengo bastantes meses abierta, y todavía está estupenda, no está muy seca y se puede trabajar con facilidad. Digamos que la fórmula de la máscara de Too Faced me parece mucho más fina que la de la máscara de L’Oréal. Con la de Too Faced puedo aplicar varias capas sin temor a que me salgan grumos. Con la de L’Oréal, solo aplico una ya que sino corro el riesgo de que se apelmacen las pestañas en grupitos, algo muy poco favorecedor.

Pero esto que a priori podría ser una desventaja, para mí no lo es ya que, con la de L’Oréal, no necesito más de una capa para tener unas pestañas espectaculares, así que no es problema el no poder dar varias capas sin tener cuidado. De hecho, con las prisas con las que voy por la mañana, no me compensa usar máscaras de pestañas que haya que trabajarlas un rato. La de L’Oréal, en ese aspecto, es perfecta.

A muchas personas, la máscara de pestañas de Too Faced les va dejando residuo en la zona de la ojera a lo largo del día. A mí no me ha pasado nunca, y con la de L’Oreal tampoco me pasa.

Por último, con respecto al efecto que dejan en las pestañas y su duración durante el día, la verdad es que ambas aguantan muy bien aunque, quizás la de L’Oréal las mantenga más curvadas que la de Too Faced, así que, en ese punto, ganaría la Paradise Extatic.

Por lo tanto, decir que son clones tal vez sea decir demasiado, pero sí me atrevería a asegurar que tienen un parecido más que razonable, y si encima nos ahorramos unos euros, mejor que mejor.

Antes de concluir, me gustaría hacer un inciso sobre la máscara de pestañas de Too Faced. Si decidís comprar la Better Than Sex, os recomiendo sin duda que compréis las minitallas, pues salen mejor de precio y no hay peligro de que se estropeen ya que las terminaréis antes de que eso ocurra. La minitalla trae 4,8 gramos y tiene un precio de 10€, sin embargo, el tamaño normal trae 8 ml y vale 23.90€, así que, además, sale más barato…

Como conclusión…

En primer lugar me gustaría expresar mi indignación con respecto a que haya dos versiones diferentes de la máscara de L’Oréal en cantidad y precio, dependiendo del país donde vivas (puedo llegar a entender lo del precio, pero ¿cantidades diferentes?). Al margen de ésto, considerando que su precio ronda los 11€, me parece una buena máscara de pestañas, rápida de usar, no hace falta trabajarla demasiado para conseguir pestañas de infarto. Aporta mucho volumen y las curva durante todo el día. No me deja residuo en la zona de la ojera y noto mis pestañas flexibles. A pesar de que me cueste un poco de desmaquillar y de que la fórmula sea bastante espesa, cosa que a mí personalmente me gusta, creo que merece la pena probarla para juzgar por ti misma.

Hasta aquí el post de hoy, ¿has sucumbido a la fama de esta máscara de pestañas? ¿Qué opinión te merece? ¿Crees que es un clon de la Better Than Sex de Too Faced?

Gracias por leerme! 😉

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *