Hablando de iluminadores

Hablando de iluminadores

En el post de hoy quería hablaros de iluminadores… Sí, últimamente me ha dado por hablar de este tema, pero esta vez no vengo a enseñaros productos en concreto, más bien vengo a contaros los diferentes tipos de iluminadores que nos podemos encontrar en el mercado y las diferentes formas de usar cada uno de ellos.

El motivo de escribir este post es pensando en todas aquellas personas que no saben tanto de maquillaje (o que no son tan potiadictas como yo…) y son desconocedoras de todo lo que un iluminador puede hacer por nosotras. En particular, pienso en mis compis de trabajo, las que me soportan cada día hablando de estas cosas y a las que vuelvo locas cuando les digo que he descubierto un producto nuevo y que “lo necesitan en su vida”.

Al igual que ellas, seguro que hay muchas más por ahí que desconocen los ‘beneficios’ que un iluminador puede aportarnos, así que vamos a ver las diferentes opciones que hay, para sí poder elegir aquel que más nos interese.

Fundamentalmente, voy a hacer la clasificación por la textura que tenga el iluminador, ya sea líquida, en polvo o en crema (o barra). ¡Vamos a ello!

ILUMINADORES EN POLVO

Antes de que estuviera tan metida en este mundo potinguil, las primeras nociones de iluminador que tuve fue este tipo, iluminadores en polvo. Se aplican después de los productos en crema y, concretamente, me gusta aplicarlos como último paso en el maquillaje de rostro, después de haber puesto el bronceador y el colorete. Digamos que es como ‘el toque final’ a nuestro maquillaje, con él conseguiremos dar puntos de luz donde nos interese y, por lo tanto, resaltar esas zonas por encima del resto y a los ojos de la gente. Me acuerdo una vez que una amiga me preguntó que cómo conseguía tener la piel tan luminosa y le dije que era gracias al iluminador en polvo.

¿Dónde me gusta aplicarlo? Principalmente me gusta hacerlo en lo alto del pómulo, me parece que aporta mucha luminosidad a la mejilla, dejando un aspecto muy jugoso. Otros sitios en los que aplico iluminador son en la parte central de la nariz, en el arco de cupido y en la zona del lagrimal. Como he dicho antes, es como el ‘brochazo’ final para conseguir un maquillaje perfecto.

Algunos ejemplos: Os dejo aquí el post que subí sobre mi top 5 de iluminadores low cost, para que le echéis un ojo. Más adelante os enseñaré mi top 5 de iluminadores de alta gama en un futuro post. No obstante, podría destacaros, por ejemplo, el iluminador Mary Lou Manizer de The Balm, un clásico por estos mundos, que tiene un precio sobre los 12€. Otro de mis favoritos es el Sin de Urban Decay, un tono espectacular. En este caso, su precio es de 29€.

Aquí os dejo un swatch de los dos iluminadores juntos:

ILUMINADORES EN BARRA

Descubrí este formato mucho tiempo después. Sin embargo, se ha convertido en uno de los productos que utilizo todos los días, y cuando digo todos, son todos. Estos iluminadores son cremosos y los hay de muchas marcas y tonos, pudiéndose aplicar directamente con los dedos o utilizando brochas.

¿Dónde y cómo me gusta aplicarlos? Los iluminadores en crema los suelo utilizar antes de aplicar la base, aunque también pueden aplicarse después, pero siempre antes de aplicar cualquier tipo de polvos (ya sabéis, el orden tiene que ser primero crema y después polvo). Generalmente lo aplico en la zona alta del pómulo, en el mismo sitio donde después aplicaré un iluminador en polvo, consiguiendo, de esta forma, potenciar mucho más la luminosidad y jugosidad en esa zona. Si lo aplico después de la base, lo hago en la misma zona, aplicándolo con los dedos a toquecitos, para no arrastrar la base.

En cuanto a ejemplos, sin duda, mi favorito es el stick Radiant Touch de Kiko en el tono 100, un tono champán que favorece a cualquier tipo de piel, nada exagerado y una textura muy fácil de trabajar. Mira si me gusta que ya gasté uno y ésta es su reposición.

Otra opción, tal vez más fácil de encontrar, son los Strobing Sticks de Maybelline, en este caso tengo dos tonos, el 100 que es más frío y es el que suelo usar en invierno porque me queda muy natural, y el tono 200, que tira más al melocotón y que queda genial cuando tengo la piel más bronceada.

ILUMINADORES LÍQUIDOS

Mi última incorporación en cuanto a iluminadores se refiere, pero desde que los descubrí, me encanta utilizarlos (si te gusta el glow, espero que los hayas probado alguna vez). Al principio no había demasiada variedad en el mercado pero, de un tiempo a esta parte, se han puesto de moda y casi todas las marcas han sacado alguno, incluso low cost, por lo que son accesibles para todo el mundo.

¿Cómo los aplico? Este tipo de iluminadores me gusta mezclarlos directamente con la base. Añadiendo un par de gotitas (no más, a no ser que quieras parecer una bombilla…) a la base, conseguimos aportar un toque glow por todo el rostro, quedando muy natural. De esta forma, parece que irradiamos luz que sale directamente de dentro de nuestra piel. También se puede aplicar como si fuera una prebase, antes del maquillaje, consiguiendo un efecto no tan luminoso pero sí le da ese punto diferente que si aplicáramos solo la base. De hecho hay cremas hidratantes que tienen partículas iluminadoras, como por ejemplo Strobe de Mac, con las que conseguimos este efecto. Incluso también pueden usarse después de la base, igual que haríamos con los iluminadores en barra, aplicado a toquecitos para no arrastrar el maquillaje, pero, en mi caso, no suelo usarlo de esta forma.

Ejemplos: Para mí, el iluminador líquido por excelencia es Hot Sand de Nars, no tiene un precio nada económico, pero es espectacular ya que no aporta tono a la piel, ni partículas de purpurina ni nada, solo luz pura. Es bastante natural, por eso lo uso antes de la base y después mezclado con la base, consiguiendo una piel jugosa y radiante.

Otra opción serían los iluminadores líquidos de Cover Fx que, en mi viaje a Estados Unidos, aproveché para comprar. Aquí en España no pueden conseguirse en tienda física (o eso creo), solo a través de webs que hagan envíos internacionales. En este caso, tengo el tono Celestial, de subtono rosado, que se adapta perfectamente a mi tono de piel (es ideal para pieles blancas). Estos iluminadores, en comparación con el Hot Sand de Nars, tienen muchísimo pigmento y, aunque tienen partículas de purpurina (que no me gustan nada), al aplicarlos sobre el rostro no se aprecian (menos mal…), y hay que tener mucho cuidado con la cantidad que añadimos a la base, pues son muy pigmentados y podemos conseguir un efecto contrario al deseado.

Os comento que, desde hace no mucho, la marca low cost Makeup Revolution ha sacado su versión de iluminadores líquidos que, claramente, son clones de éstos de Cover Fx. Compré el tono equivalente al Celestial y ya estoy preparando la comparativa, así que estad atentas.

Os dejo unos swatches de estos dos tonos:

CORRECTORES ILUMINADORES

Además de estos tipos de iluminadores que os he enseñado, no podía terminar el post sin hablaros de otra opción, rápida y fácil de aplicar, con la que conseguir un aspecto de piel radiante y descansada. Os estoy hablando de los correctores iluminadores, generalmente vienen en formato ‘boli’, apretándoles por la parte de atrás sale el producto a través de un pincelito que nos facilita su aplicación. Aunque se indique que es corrector, no me gusta aplicarlo en la zona de la ojera, solo en puntos concretos para aportar luminosidad.

Este tipo de productos son geniales para aplicar en aquellos lugares donde tenemos arruguitas y se forman sombras, como por ejemplo la línea que se nos hace cuando tenemos bolsas en los ojos, o en las arrugas que hay en el surco nasogeniano. Con este producto, lo que conseguimos es rellenar esas sombras, creando el efecto de la piel alisada, así parece que tengamos mejor cara, aportamos mucha luminosidad y además queda muy natural, pues estos correctores iluminadores no tienen partículas, son de acabado ‘mate’, podríamos decir. También puede aplicarse en la zona central del rostro, es decir, entre las cejas, en el centro del tabique nasal y en la barbilla.

Como ejemplo de este tipo de producto os tengo que enseñar el touch eclat de Yves Saint Laurent, que es el más conocido y, además, desde hace muchos años. Sin embargo, cada vez más marcas han sacado productos similares, como Kiko, Mac o Catrice.

Y hasta aquí el post de hoy, esta vez ha sido más bien didáctico. Espero haberos resuelto alguna duda (en el caso de que la tuvierais, claro) y que ahora seáis unas auténticas expertas del glow.

¿Utilizas iluminadores normalmente? ¿Cuáles son tus favoritos?

Gracias por leerme! 😉

2 Comments
  1. sólo coincidimos con el de YSL, los otros me tientan mucho excepto uno, el hot sand, soy de esas pocas o escasas personas que no entiendes su fama, me dieron una muestra, en mi piel no se nota a pena, si, deja un aspecto algo jugoso, pero puedo conseguir eso mismo con otros como el de w7 y por mucho menos dinero.

    el de urban y mary lou algún día serán míos

    1. Cuando salió el Hot Sand, no había tantas opciones en el mercado de ese estilo. Ahora es todo lo contrario, lo que tú dices, puedes conseguir el mismo efecto con otros low cost. Si tuviera que elegir uno entre Mary Lou y Sin… ¡Me quedaría con los dos! Jajaja, qué difícil elección… Gracias por leerme y por comentar guapa!!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *