Mi rutina facial de verano

Mi rutina facial de verano

En el post de hoy vengo a hablaros de la rutina de limpieza facial que he seguido durante el mes de vacaciones, y que voy a continuar hasta que se acaben los productos, porque me está funcionando genial. La verdad, siempre he sido de usar productos diferentes por la mañana y por la noche, fundamentalmente porque mi piel no tiene las mismas necesidades. Sin embargo, al estar de vacaciones, de un sitio para otro, me resultaba mucho mas cómodo reducir mi rutina facial al máximo, así que decidí elegir unos productos que fueran aptos tanto para el día como para la noche, a excepción de alguno que ahora os contaré.

rutina1_Fotor

Mi piel es normal, tirando a seca en invierno, y con ciertos brillos en la zona de la nariz en verano, pero muy ligeros. Una de mis mayores preocupaciones a la hora del cuidado de la piel es tenerla hidratada, por lo que siempre busco productos que aporten hidratación al rostro. Bueno, vamos a ver paso por paso los productos que estoy usando actualmente.

PRIMER PASO: LIMPIEZA DEL ROSTRO

Para la limpieza del rostro he optado por un limpiador que me encanta y que ya os he hablado anteriormente de él en el blog. Se trata del CLEANSING FOAM de BENTON. Es un jabón que, en un primer momento parece más bien una crema, pero que cuando lo emulsionas con un poco de agua se convierte en una espuma super agradable. Además cunde muchísimo, con una cantidad mínima da para todo el rostro.

Según indica la marca, es para todo tipo de pieles, a mi no me reseca nada, incluso ahora que lo he estado usando mañana y noche, aunque si es cierto que en invierno prefiero usarlo solo por las mañanas, porque la zona de las aletas de la nariz se me resiente ligeramente. Os dejo aquí el link donde os hablo de él en profundidad.

SEGUNDO PASO: EL TÓNICO

Con la piel limpia, es la hora de aplicar el tónico. Este producto también es conocido por el blog, pues me gusta tanto que se ganó un post él solito, os lo dejo aquí para que le echéis un ojo. Se trata del TONICO de KLAIRS, un tónico hidratante que respeta la piel y le da un chute de agua a la piel. Su textura es ligeramente gelatinosa, otra de las ventajas de llevarlo de viaje, además porque lo aplico directamente con las manos, así me ahorro tener que coger también discos desmaquillantes.

Cunde muchísimo, pues con dos o tres gotitas da para todo el rostro, yo lo reparto entre mis palmas y lo aplico a toquecitos sobre el rostro. La piel se queda muy confortable.

TERCER PASO: UN APORTE EXTRA DE HIDRATACIÓN

Por si no teníamos suficiente con todos los pasos que incluye la rutina, decidí incorporar uno mas antes del sérum, siempre pensando en la hidratación de la piel. Se trata de MINERAL 89 de VICHY. En un principio pensé usarlo como serum, pero finalmente decidí que no fuera sustituto de otro producto, sino algo complementario, así que lo uso como un booster antes del serum que aporta hidratación, luminosidad, rellena la piel y la prepara para el resto de productos.

Es un concentrado de ácido hialurónico y agua termal, válido tanto para hombres y mujeres, en textura gel, muy agradable de aplicar. Con un pump tengo suficiente para todo el rostro, lo aplico dando un ligero masaje y se absorbe bastante rápido. No os quiero contar mucho más porque ya lo hice en el post anterior, os dejo aquí el link por si no lo leísteis.

CUARTO PASO: HORA DEL SÉRUM

Ahora le toca el turno al serum. Justo poco antes de la vacaciones, terminé los dos serums que estaba usando (el de la mañana y el de la noche), y ésta fue una de las cosas que me hizo plantearme el establecer la misma rutina tanto para la mañana como para la noche, al menos durante estos meses de verano y vacaciones. Así que comencé a usar ASCORBYL TETRAISOPALMITATE SOLUTION 20% IN VITAMIN F de THE ORDINARY.

Primer contacto con la marca y primer enamoramiento. Se trata de un sérum con vitamina C que aporta luminosidad e hidratación a la piel. Cunde una barbaridad, con muy poquita cantidad hay más que suficiente, pongo dos gotitas en la yema de mis dedos y las reparto por todo el rostro. No tiene perfume, se absorbe enseguida y deja la piel muy confortable. Seguiré usándolo y os contaré qué tal me ha ido un poco más adelante.

QUINTO PASO: EL CONTORNO DE OJOS

Desde hace casi un año estoy usando el mismo contorno de ojos, tanto de noche como de día, porque me tiene robado completamente el corazón. Es el CONTORNO DE AGUACATE de KIEHLS, un contorno que a primera vista puede resultar muy untuoso, pero que, una vez aplicado, se absorbe bastante rápido.

Por las mañanas aplico una ligera capa, suficiente para dejar la zona super hidratada. Por las noches aplico una capa un poco más gordita, para que la zona se nutra e hidrate en mayor profundidad. Estoy muy sorprendida, pues tengo la zona de la ojera muy hidratada y suave, tanto es así que puedo usar correctores como el Radian Creamy Concealer de Nars sin temor a que me reseque la zona y se cuartee, alucinante. Es cierto que no tiene tratamiento antiedad, por eso estoy planteándome usarlo solo por el día y empezar a usar uno con tratamiento por la noche, todo se andará…

Ahora es donde viene la única diferencia en mi rutina, el último paso. Vamos a diferenciar entre la mañana y la noche.

POR LA MAÑANA: HIDRATACIÓN Y PROTECCIÓN SOLAR

Llevo ya un tiempo usando la CREMA HIDRATANTE DE DÍA DE LECHE DE CABRA de ZIAJA. Me parece que me aporta la hidratación que necesito y no me genera ni grasa ni brillos. La solía utilizar en invierno, pero la he continuado usando hasta ahora y no me ha dado problemas, así que, de momento, me quedo con ella.

A continuación, aplico el protector solar. Llevo unos meses usando el FUSION WATER de ISDIN, una crema muy fluida y ligera, que se aplica fácilmente y se absorbe súper rápido, perfecta para usar antes del maquillaje. La reaplico varias veces a lo largo del día y la piel no se siente pesada ni con grasa. Estoy encantada con este descubrimiento.

POR LA NOCHE: LA HORA DEL ACEITE

Cuando pedí el sérum de vitamina C, pedí también el ACEITTE 100% DE ESCUALENO. Se trata de un aceite no comedogénico, apto para todo tipo de pieles (es más, se puede aplicar tambien en el cabello, por ejemplo). Según nos indica la marca, el escualeno es un hidrocarburo saturado que se encuentra en nuestra piel de forma natural. Con el uso de este aceite activamos el que tenemos presente en nuestro rostro, potenciando así una hidratación natural y consiguiendo una piel más elástica y luminosa.

Lo aplico todas las noches. El envase es de cuentagotas, y no echo ninguna gota, simplemente con el exceso que lleva el aplicador en la parte de fuera tengo más que suficiente, cunde muchísimo, no tiene perfume, tal vez un ligerísimo olor casi inapreciable a plantas, no se ni describirlo porque es muy discreto. Me gusta mucho porque es muy ligero, se extiende con facilidad y se absorbe muy rápido. Tengo en mente hacerme con algún aceite más de la marca, para ir alternando.

Y hasta aquí mi rutina facial del momento. Antes de terminar, me gustaría puntualizar varias cosas:

  • Si me he maquillado, antes de lavar la cara con el jabón de BENTON, desmaquillo el rostro con un producto en base aceite. Ahora estoy usando la manteca desmaquillante de camomila de THE BODY SHOP.

manteca1_Fotor

  • Por las mañanas, cuando me levanto, tengo la piel muy resplandeciente, con la textura muy lisa. Me noto la piel como rellenada, no sé si será por alguno de los productos en concreto o por todos en general.

Ahora sí que hemos llegado al final. Tengo intención de hablaros de alguno de estos productos de manera individual porque creo que merecen mucho la pena.

¿Qué productos estas utilizando actualmente en tu rutina facial? ¿Utilizas los mismos productos por la mañana y por la noche?

Gracias por leerme! 😉

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *