¿Vale lo que cuesta? Drops of Sun Honey Bronze

¿Vale lo que cuesta? Drops of Sun Honey Bronze

En el post de hoy vengo a hablaros de un producto que lleva conmigo pocas semanas, pero que se ha convertido en un básico. Se trata de un producto líquido que nos permite subir ligeramente el tono de nuestra base, consiguiendo además un bronceado muy natural. Suena bastante interesante, ¿no? Si quieres saber más de este producto que me ha robado el corazón… ¡Sigue leyendo!

¿QUÉ ES?

Como os decía anteriormente, se trata de un líquido oscuro que, de primeras, asusta un poco, pues en el envase se ve demasiado marrón, y para las ‘Blancanieves’ como yo, puede parecer que nos vaya a dejar un moreno cuanto menos natural. Pero eso es sólo lo que parece. Cuando aplicas una gota en la mano y lo extiendes, esa oscuridad se diluye rápidamente, subiendo ligeramente el tono de la piel, como si de un bronceado natural se tratara.

¿POR QUÉ LO COMPRÉ?

Cuando me decidí a comprarlo, los motivos fundamentales fueron para mezclar con la base de maquillaje.  Ahora mismo no es que esté muy morena, pero sin darnos cuenta vamos subiendo poco a poco el tono de nuestra piel. Además, con esto del verano, apetece darle un toque diferente a la base de maquillaje, que nos haga tener un aspecto más saludable. La chica de la tienda me dijo que el producto no estaba especialmente diseñado para mezclar con la base, sino para aplicarlo solo, directamente sobre el rostro, o mezclado con la hidratante, pero aun así me lo llevé porque tenía muchas ganas de probarlo.

¿QUÉ DICE LA MARCA?

En la página web de The Body Shop (os dejo aquí el link), la marca dice que:

Drops of Sun de Honey Bronze es un gel líquido sin brillo y con color que broncea tu cutis, aportando una luminosidad sana y natural. Conseguirás un bronceado natural al instante.

  • Brillo natural.
  • Mate, acabado sin brillo.

Sin duda, estoy totalmente de acuerdo. También dice que lo puedes mezclar tanto con la crema hidratante como con la base de maquillaje, así que no sé muy bien por qué la chica de la tienda me dijo que no (¿intentaría confundirme? Mmm, no sé…).

Os dejo por aquí también los ingredientes que pone en la página web.

Aqua/Water/Eau, Alcohol Denat., Bis-PEG-18 Methyl Ether Dimethyl Silane, Butylene Glycol, Glycerin, PEG-7 Glyceryl Cocoate, Pentylene Glycol, Acrylates Copolymer, Methoxy PEG-10, Phenoxyethanol, Mel/Honey/Miel, Tocopheryl Acetate, Sodium Hydroxide, Parfum/Fragrance, Ammonium Acryloyldimethyltaurate/VP Copolymer, Hexyl Cinnamal, Benzyl Salicylate, Geraniol, t-Butyl Alcohol, CI 19140/Yellow 5, CI 17200/Red 33, CI 42090/Blue 1, CI 15510/Orange 4.

¿CÓMO LO USO?

Básicamente lo uso de dos formas diferentes. La primera es mezclándolo con la base de maquillaje. De esta forma consigo subir ligeramente el tono y darle a la piel un aspecto más cálido, como si estuviera bronceada.

Deciros que mi subtono de piel es frío (como siempre digo, “soy rosita”), y aun así, el tono que consigo de mezclar mi base con las Drops of Sun queda muy natural. No cambia el subtono de las bases ni me deja un tono amarillento.

 

 

 

 

 

 

 

La otra forma de usarlo es como un bronceador, aplicándolo directamente en aquellas zonas donde, en teoría, nos incide el sol, aunque básicamente, en mi caso, me limito a los pómulos y la parte alta de la frente. Aplico una gotita en la mano y con una esponjita voy dando toquecitos sobre la piel. Me parece que deja un aspecto súper natural y diferente a la vez, no se parece en nada a cuando bronceamos con polvos de sol. Usando estas ‘gotitas mágicas’ queda infinitamente más natural.

¿CUÁNTO CUESTA Y DÓNDE COMPRARLO?

Drops of Sun puedes comprarlo en las tiendas físicas de The Body Shop o en su página web (os he dejado el link más arriba) y tienen un precio de 16€. Traen 15 ml pero creo que cunden un montón. Al llevar cuentagotas puedes medir con precisión la cantidad de producto que utilizas. En mi caso, mezclo una gotita con la base para aplicar por todo el rostro y después una gotita más por cada mejilla, si quiero aplicarlo también como bronceador.

¿MERECE LA PENA?

Si has leído hasta aquí podrás deducir que, al menos, para mí, es un rotundo SÍ. Me parece un producto de muy buena calidad, versátil, fácil de trabajar y rápido de usar, algo que considero fundamental, pues siempre vamos con prisas. Además me parece que el acabado que deja en la piel es muy bonito, y nos ayuda a aprovechar las bases de maquillaje en tonos más claros durante más tiempo.

Otra de las ventajas que le veo es que es apto para cualquier tono de piel, pues su aplicación es modulable. Para pieles claras, con una gotita es más que suficiente, y además se integra genial en el maquillaje, no queda nada artificial. Si quieres subir más el tono, basta con reaplicar. Eso sí, hay que trabajarlo bastante rápido, pues una vez se seca, queda súper fijo.

Y hasta aquí el post de hoy, ¿Conocíais este producto? ¿Lo habéis probado? ¿Utilizáis algún producto de similares características?

Gracias por leerme! 😉

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *