¿Vale lo que cuesta? Aceite de Sándalo de Clarins

¿Vale lo que cuesta? Aceite de Sándalo de Clarins

En el post de hoy vengo a hablaros de un aceite para el rostro. Desde hace un tiempo, se ha puesto de moda utilizar estos productos en la rutina facial, aunque ya lleven entre nosotros muchos años. Hay infinidad de aceites, cada uno de ellos específico para una necesidad, pero sí es cierto que lo que consiguen, de manera general, es hidratar en profundidad la piel, sin aportar grasa al rostro.

En este caso concreto, os quiero hablar del Aceite de Sándalo de Clarins. Sí, lo sé, no es ningún descubrimiento. Este aceite salió al mercado junto con otros dos hace unos cuantos años, lo que pasa es que yo no lo había probado hasta ahora. Bueno, aquí estoy no estoy siendo del todo sincera… Este aceite lo compré hace año y medio o así, con la intención de darle a mi piel un aporte extra de hidratación durante las noches. Pero no le cogí el punto y se fue al cajón.

Hace unos meses, leyendo por todas partes entradas sobre lo buenos que son los aceites, cómo hidratan los aceites y todas las maravillas de los aceites, decidí rescatarlo del cajón para darle una segunda oportunidad. Y esta vez sí me enamoró.

No sé muy bien por qué la primera vez que lo intenté no me llegó a conquistar, tal vez porque lo aplicaba mal, pues lo usaba antes de la crema hidratante, entonces me impedía que ésta se absorbiera completamente y esa sensación no me gustaba nada. Ahora, sin embargo, lo utilizo como último paso en mi rutina facial nocturna, y a la mañana siguiente me levanto con la piel genial.

¿Qué es el aceite de Sándalo de Clarins?

Se trata de un aceite reequilibrante 100% extractos puros de plantas, recomendado especialmente para pieles secas o con rojeces. En particular, contiene aceites esenciales de sándalo, cardamomo y lavanda, consiguiendo tonificar, calmar, reconfortar y descongestionar la piel. Pero no solo eso, según indica la marca, también contiene aceite de avellana, el cual ayuda a prevenir la deshidratación, los signos de la edad y las rojeces.

¿Cuándo y cómo lo aplico?

Como os comentaba, lo aplico como último paso de mi rutina nocturna, hecho 3-4 gotas en la palma de la mano y lo caliento frotando ambas manos, aprovecho y respiro su aroma tan agradable y relajante, perfecto para antes de ir a dormir, y después lo aplico a toquecitos sobre el rostro, no arrastrando, sino realizando ligeras presiones sobre el rostro y cuello con la palma de las manos.

 

A la mañana siguiente, mi piel está más nutrida, la noto muy suave y lisa, como si estuviera rellena, no sé muy bien explicarlo… Está como más esponjosa (qué cosas, ¿no?).

He probado a mezclar una gotita del aceite de sándalo con bases más cubrientes, y funciona de maravilla. Hace que la base pueda aplicarse mucho más fácilmente, deja un aspecto mucho más luminoso, pero sin aportar grasa, y la base no cambia de textura ni de resultados.

¿Qué precio tiene y dónde se puede comprar?

El aceite de sándalo puede comprarse en los puntos habituales de venta de la marca Clarins, eso sí, la diferencia de precio puede llegar a ser increíble. Yo lo compré en Primor, que es donde más barato lo he visto, y me costó sobre los 23€. Ahora he visto que está a 26.40€, cuando su precio en algunos otros establecimientos ronda los 45€.

Como conclusión…

Si todavía no os habéis lanzado al mundo de los aceites, os recomiendo que investiguéis un poco por internet, pues hay aceites para todos los gustos y necesidades. Después de haber retomado el contacto con este aceite, estoy encantada con él y con los resultados sobre mi piel, me aplico mi propio consejo y quiero echar un ojo a ver con qué otro aceite me puedo hacer, pues son muy agradables de aplicar, además la aromaterapia me encanta para ese momento en el que estamos cuidándonos la piel, nuestro momento de tranquilidad antes de dormir, y por supuesto me encanta por los resultados que noto a la mañana siguiente.

En cuanto al tema de las rojeces, tampoco noto que me las haya atenuado de manera significativa, tal vez las ha difuminado un poco por la zona de la mandíbula, pero no es el punto que más destacaría de él.

Y hasta aquí el post de hoy, ¿utilizas aceites en tu rutina facial? ¿Qué aceites me recomiendas? ¿Has probado alguno de los aceites de Clarins?

Gracias por leerme! 😉

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *